Protección de batientes en portadas monumentales.

EN LAS INTERVENCIONES DE RESTAURACIÓN DE PORTADAS MONUMENTALES, COMO LA LLEVADA A CABO POR LA EMPRESA TARMA  EN LA IGLESIA DE SAN CECILIO DE GRANADA, ACOMETEMOS LA PROTECCIÓN BATIENTES DE LA PORTADA. ESTE ES UN CASO GENERALIZADO, QUE PUEDE HACERSE EXTENSIVO A CASI TODAS LAS PORTADAS PATRIMONIALES DE PIEDRA.

Se trata de solucionar una patología específica, dentro de las que pueden afectar a la fachada, y que se repite en la mayoría de las portadas de piedra. El agua de recogida por las cubiertas superiores, golpea en su caída en los planos horizontales salientes de la portada, degradando tanto los morteros de rejuntado como las piezas de la piedra. Esto unido a los procesos de deterioro por agentes meteorológicos, etc. provocan la pérdida de material, lo que a su vez alimenta las patologías relacionadas con la entrada de humedad.

Además de la consolidación y/o restauración de las piezas de piedra, se mejora el comportamiento de estos planos batientes, mediante la instalación de una lámina de plomo como protección de la piedra. Dicha lámina queda embutida en las juntas de sillares de los paramentos verticales, recibida con mortero de cal hidráulica, y es ajustada al plano, con juntas engatilladas, según las dimensiones del plano a cubrir, y terminada en un goterón para expulsar el agua de lluvia. Por las características del material y su compatibilidad con la piedra, es un elemento de protección con un comportamiento muy adecuado y que mediante una cuidada puesta en obra, aumenta la vida útil del material pétreo de la portada, con una mínima alteración de la imagen del alzado de la misma.

 

 

Estado anterior

Estado final Vista inferior del goterónEjemplo de adaptación a distintas superficies, plano curvo

 

Dejar una opinión